12.08.2010

Y sí: por fin Inglaterra ha desclasificado una montaña de Documentos Secretos cuyo contenido que ya estaba, hace rato, en Internet y en Youtube (por citar medios de fácil acceso).

¡Ahora resulta que los platillos voladores existían!

Hace muchos años que la “explicación” de dichos OVNIS está disponible.

El gran problema es que esto fue celosamente guardado como secreto por las diversas Potencias durante cierto tiempo. Pero a esta altura es ridículo presentarlo como novedad.

El asunto es muchísimo más grave y lo podríamos titular así:

“VIKTOR SCHAUBERGER: la energía, la bomba atómica, y los Platos Voladores.”

Este sabio anatemizado como Tesla (que ameritaría otra contratapa), fue muy cuidadosamente colocado por los vencedores de la II Guerra Mundial en el más profundo silencio a pesar de que todos ellos aprovecharon (en un tan profundo secreto) sus descubrimientos que hoy, tiempo al tiempo, saltan incontenibles a la luz pública. Como suele pasar con la Verdad que es asunto lento (la Mentira es vertiginosa).

Víktor Schauberger fue prisionero en Campos de Concentración nazis quienes, al saber lo que sabía, fue obligado a trabajar para ellos.

Su “sabiduría” en múltiples aspectos, venía de antes de su infortunio.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, le volvió a pasar lo mismo:

Los vencedores exprimieron su cerebro y guardaron en secreto sus descubrimientos. En eso tuvo muchísimo que ver el petróleo y sus concomitancias “científicas” muy bien paniaguadas.

Hasta ahora, para el sistema Dominante, sus ideas DEBEN estar prohibidas. O sea: silenciadas o, en su defecto ridiculizadas aún cuando hayan sido comprobadas por la Ciencia (que no equivale a la “ciencia” ya que ésta, la Oficial y Permitida, formó parte del complot).

Pero, eso sí, usada por los Ejércitos del Primer Mundo.

Schauberger, para resumir y mucho, es el apóstol de la IMPLOSION.

Formidable forma de la energía aplicada (en secreto) a las más diversas industrias (por lo general bélicas) que debiera hoy, y puede tener, aplicación en las industrias pacificas.

La bomba atómica no fue ni es más que el producto de una implosión al “estilo” Schauberger.

Un fenómeno a muchísima menor escala lo podemos observar cuando por ejemplo metemos agua caliente en un bidón hermético al que luego regamos con agua fría: al poco tiempo, los fuertes metales de tal recipiente se arrugan y contraen, con energía imponente, hacia ADENTRO. ¿No podrá, acaso, usarse tamaña energía para producir por ejemplo corriente eléctrica?

El problema es que ahorraría petróleo, gas y carbón… Y ese Lobby es el muy poderoso.

La “energía centrípeta” así lograda, decía Sachauberger, es mucho más natural que la centrípeta obtenida en base a la explosión (en especial, y muy lamentablemente para él, la de los motores de combustión interna basados en el petróleo).

Propuso en base a dicho principio, construir motores movidos por ESA energía. Y lo logró.

Una de sus expresiones fue el Plato Volador Nazi que cualquier internauta puede ver documentado con tal que lo busque un poquito.

Obviamente que tanto Stalin, Churchill como Eisenhower conocían este “adelanto”, se lo apropiaron al vencer, y lo experimentaron decidiendo, según dice la Prensa en estos días, mantener en secreto los avistamientos. Y echarle la culpa a los Extraterrestres.

Pero el grandísimo problema en nuestros días no son los Platos Voladores (que también existen o pueden existir pero muy presupuestados y sin poesía alguna), sino el aprovechamiento de los hallazgos de Víctor Schauberger, nada misteriosos pero, eso sí, muy silenciados, para la generación de energía.

A este sabio se lo llama, también, el Mago del Agua.

En realidad todas sus investigaciones comenzaron por ahí: confiesa que mirando a una trucha de su pueblo, realizando el milagro de nadar catarata arriba.

Todos podemos observar algo de lo que este sabio observó: al sacar el tapón de la pileta o de la bañera, vemos que el agua no se va de cualquier manera: se va haciendo un “remolino”, tipo tirabuzón… Eso en Física lo llaman Vórtice y tiene sus muy peculiares y propias leyes descriptivas y explicativas. Esos “remolinos” los vemos en cualquier arroyo o curso de agua. También en los Huracanes, Tornados y Ciclones… Lo que tal vez no pudimos constatar personalmente es un grandísimo misterio: en el Hemisferio Norte, el agua de las piletas y las bañeras, cuando se va por el agujero, gira en un sentido. Pero en el Hemisferio Sur, gira en el otro. Dicen que se debe a la rotación de la Tierra y a sus campos magnéticos… Reconozcamos que no debe haber habitante de nuestra región que se haya ido al otro Hemisferio para comprobarlo. Pero es así.

Schauberger, tomó cuenta de eso y estudió (defecto de todos los sabios que han habido en el Planeta: estudiar por qué una manzana podrida cae para abajo y no para arriba es propio de un gran medio loco. La verdad sea dicha).

Así, siendo muy joven, por lo tanto antes de la Segunda Guerra, descubrió que estrechando artificialmente el cauce de un río, y poniendo bajo el agua en dicho “estrecho”, cierto tipo de Turbina (en adelante las Turbinas Schauberger que no son cualquier turbina), produjo tanta energía eléctrica como la que producía aguas arriba ese mismo río en base a una Represa.

En este último caso se atacaba el medioambiente con un enorme lago; en el suyo, apenas se lo modificaba.

Cuando le preguntaron por qué pasaba tan extraño fenómeno, dijo no saberlo en términos teóricos (como la trucha citada). Pero la energía eléctrica fluía desacatada, alegremente, y muchísimo más barata. Sin explicación.

Esto suele suceder muchas veces en la vida.

La ciencia (no oficial), explicó tamaña maravilla confirmándola.

Sería apasionante entrar en tal asunto pero no queda espacio. Aún así debe quedar claro que los platos voladores tienen mucho que ver con el bienestar posible y, también, con intereses muy poderosos que se oponen a la difusión de ciertas cosas. La juventud debe estudiar a Schauberger y a Tesla aunque ello, por la burocracia dominante, sea peligroso.

Publicado en “La República”, escrito por Eleuterio Fernández Huidobro.


 

Anuncios