Hubo un día en mi vida, en que me enteré, que Raúl, mi compañero Raúl; estaba gravemente enfermo. Yo tenía que escribir, una nota para mate amargo y elegí hablar sobre Raúl y sobre su enfermedad. Confieso que escribí esa nota llorando. Y hoy se las voy a volver a leer.

Decía y dice así: Seguir leyendo “Pelea por la vida.”